Casi nueve de cada diez caleños le han dado el ‘sí’ a la vacuna contra el covid-19

0
56



Hace cinco meses solo el 47,8 % de los caleños estaba dispuestos a vacunarse contra el Covid-19, y hoy el 87,5 % de los ciudadanos o ya se aplicaron la vacuna o están interesados en hacerlo.

Esto implica que el interés se duplicó en ese periodo de tiempo, según la más reciente encuesta Pulso Social del Dane, que se publicó esta semana con indicadores con corte al mes de agosto del 2021.

Sin embargo, todavía hay un 12,5 % de los residentes de Cali que se resisten a vacunarse, esto es tres puntos porcentuales por encima del promedio nacional. Las ciudades con más población con dudas de vacunarse son: Quibdó (con un 23,4 % de desconfianza); Florencia (15,3 %) y Neiva (13,5 %). Al contrario, en Tunja solo el 3,6 % de los ciudadanos no quieren vacunarse; Cartagena (4 %) y Bogotá (6,9 %).

Lea además: Vacuna de Moderna aún no llega a Cali, conozca qué biológicos están disponibles

Para la secretaria de Salud de Cali, Miyerlandi Torres, “desafortunadamente el proceso ha sufrido una desconfianza por parte de la comunidad, debido a la escasez de insumos y los lineamientos han cambiado de forma constante. Ello ha generado confusión alrededor del tema, pero estamos comprometidos con las coberturas y la inmunización contra el Covid-19”.

Es decir, si bien hay una fuerte disposición de la ciudadanía caleña por inmunizarse, las condiciones logísticas -sobre todo la escasez de vacunas- ha afectado la asistencia en los megacentros, que buscan recuperar el ritmo de 15.000 o 20.000 vacunas diarias, puesto hoy ese indicador se ubica en alrededor de 10.000.

Es por eso que Torres ha manifestado que buscarán descentralizar la atención por fuera de los megacentros, como ya ocurre desde hace más de un mes, a través de las jornadas nocturnas y las visitas en los microterritorios de gran afluencia. A esto se suma la nueva estrategia de llevar la vacunación a las estaciones del MÍO, piloto que se realizará hasta mañana.

“La idea es agotar los inventarios que se tienen. Vamos a tener personas dentro de los buses motivando a los usuarios del masivo a vacunarse. En este momento tenemos que ser innovadores y creativos para aumentar la rapidez en la vacunación”, aseguró la Secretaria de Salud.

Por su parte, el epidemiólogo y pediatra Javier Torres, miembro del Comité de Expertos en Salud del Valle (COPESA), destacó que las cifras del Dane revelan que la “gente ha estudiado y se ha documentado mucho mejor sobre la importancia de la vacuna, lo que ha servido para descalificar poco a poco todos esos efectos colaterales que en realidad no eran causa del biológico o solo una exageración”.

De hecho, la encuesta Pulso Social revela que la principal causa (en un
61 %) por la que los colombianos se resisten a vacunarse es porque creen que la “vacuna es insegura debido a los potenciales efectos adversos”, pero los datos de Eventos Adversos Posteriores a la Vacunación del Gobierno han revelado que solo el 0.04 % de los vacunados han presentado secuelas en el país, con corte al 18 de agosto.

Fiebre leve, salpullido o dolor local son algunos de los síntomas más comunes después de haber recibido la vacuna y que se manifiestan en 24 horas.

Torres agregó que otro hecho que ha sido clave para hacer entender a los caleños la necesidad de suministrarse el antídoto son las experiencias cercanas a pacientes graves que no se han vacunado, incluso teniendo posibilidades de hacerlo.

Lea también: Tres mujeres embarazadas han fallecido en Cali a causa del covid-19: Secretaría de Salud

“Cada vez salen más estudios que demuestran la efectividad de la vacuna para prevenir remisión a UCI y mortalidad. También llama la atención que en el mundo se estén adelantando análisis de vacunas en menores de 5 a 11 años, lo que sería un factor más protector para la comunidad, en especial por esas personas que dicen vacunarse por la familia”, comentó el miembro de Copesa.

Pero pese al aumento en la recepción del biológico en la capital vallecaucana, esto no evita que esta sea la ciudad en la que haya menos preocupación por contagiarse de covid o volver a contraer el virus. Cuando se le hizo esa pregunta a los residentes de Cali, el 21,1 % señaló que “para nada estaba preocupado”. En cambio, esa misma respuesta en Bogotá tuvo un margen del
4,4 % y en Medellín, del 9,4 %.

Para Lyda Osorio, epidemióloga de la Universidad del Valle, así como pasa el tiempo para que las personas tomen más confianza de la vacuna, el sentimiento de riesgo por contraer covid se va reduciendo, como si se creyera que ya estamos ad portas del fin de la pandemia.

“Esto se conoce como riesgo percibido: si uno siente que hay un riesgo por contraer el covid, puedo adoptar conductas que me protejan, pero si ocurre lo contrario, me relajo, en especial si el autocuidado me resulta molesto o costoso. Hay que dejar claro que la pandemia continúa y que la vacuna solo es otro método más para el autocuidado”, aseveró la experta.

Hasta el momento Cali ha tenido buenos resultados en la cobertura: de los más de 1,9 millones de habitantes, el 61 % ya se aplicó la primera dosis, mientras que el 41 % la segunda (ver gráfico). Pero esto no puede ser excusa para no usar el tapabocas, lavarse las manos constantemente y conservar el metro de distanciamiento en los lugares cerrados.

“Tenemos una gran responsabilidad en los tres meses que le restan a este año: porque no solo se viene la temporada decembrina, cuando aumenta el contacto social, sino que también han regresado las clases en los colegios y la economía se reactiva más y más. Dado que aún no sabemos qué pasará con las nuevas variantes del covid y cuánto nos dura la inmunidad otorgada de manera natural o por vacuna, es necesario conservar las medidas”, afirmó la epidemióloga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí